BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




lunes, 20 de junio de 2011

EL INCENDIO DEL JESSY (Café Jessy)


Fue el incendio más extraño que se recuerda en la tierra de nadie de Manhattan. El incendio del Jessy sería recordado por todos como el único incendio en el que no hubo llamas, ni humo pero sí muchos heridos y cuantiosos daños materiales. Fue una de aquellas noches en que el Jessy estaba atestado de gente mientras Dolores cantaba su quinta canción de la noche.

En aquellos momentos Simon  Bitter iba por su sexto whisky y le preguntaba a gritos a Harry el camarero cuando le serviría el séptimo. En ese mismo instante Harry, sobrecargado de trabajo y harto de oir la misma pregunta,  contestó con un grito  a Simon en el instante en que emergió de la nada ese segundo de silencio en que los ángeles pasan. La palabra gritada en ese segundo fue ¡¡¡¡LUEGOOOO!!!

El problema surgió a continuación, porque la gente entendió el LUEGO con F y no con L. El resultado fueron graves destrozos en el mobiliario (todas la mesas, botellas, estantes, mostrador) y casi todas las sillas y roturas de las estrechas ventanas por parte de la gente que intentó huir por ellas y de las que luego hubo que rescatar al quedar atrapadas. El Jessy tuvo que ser cerrado durante veinte días y el balance final fue de dieciocho heridos de distinta consideración, de los cuales quince no tenían seguro médico y un desaparecido, Harry el camarero.

Jamás se pudo dar con él, pese a las pesquisas de Tayler, nunca fue hallado para rabia del dueño. Los clientes, a su regreso, decían entre ellos que ignoraban que fue más ràpido en Harry: si su miedo o su conciencia de haber metido la pata.





No hay comentarios:

Publicar un comentario