BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




sábado, 8 de octubre de 2011

MARIA TERESA DE FRANCIA, LA HIJA DE MARIA ANTONIETA




La tan mitificada Revolución Francesa, si en algo se caracterizó, fue por el baño de sangre que generó. Las cosas llegaron a que un filósofo alemán dijera que prefería la injusticia al desorden. La revolución generó muchas víctimas ilustres, empezando por la familia real francesa. Sin embargo, de todos los miembros de esa desdichada familia uno sobrevivió al cautiverio: La hija mayor de los reyes, Madame Royal Maria Teresa de Borbón, personaje  desconocido por el gran público que ignora de ella, entre otras cosas, que pudo haber sido reina de Francia.

El 19 de Diciembre de 1778, Versalles se felicitaba por el nacimiento del primer hijo de los reyes, era una niña por lo que quedaba excluida del trono por la ley sálica, pero nacía después de siete años de matrimonio de Luis XVI y María Antonieta alimentando las esperanzas de los reyes de tener sucesión. 

A la niña se le puso el nombre de María Teresa en honor a su abuela materna la emperatriz de Austria. Será la favorita de su padre el rey Luis XVI a la que estará siempre muy unida. Posteriormente nacerán dos hermanos varones y una niña que morirá al año de vida. Su infancia transcurrirá normal bajo la estricta supervisión de su madre.

Maria Teresa en su infancia

En 1789 estalla la revolución. Maria Teresa tiene diez años y ve como tiene que dejar para siempre el Versalles donde nació y creció, con sus padres y su hermano Luis Carlos (sus otros dos hermanos han muerto). La familia real es obligada a vivir en el palacio de las Tullerias donde el pueblo vigila sus movimientos. La situación cada vez se hace más irrespirable hasta el punto que los reyes temen por su seguridad. Finalmente intentan huir con sus hijos en 1791; pero son reconocidos en Varennes y han de volver en medio de la hostilidad de la plebe. De vuelta a la Tullerias, el palacio es asaltado en 20 de Junio de 1792 por  parisinos, reforzados por voluntarios marselleses. La guardia suiza que defiende a los reyes  es aniquilada y Maria teresa y su familia son conducidos a la torre del Temple donde permanecerá prisionera.
María Teresa en1787 con su madre la reina María Antonieta y sus hermanos el Delfín (fallecido en 1789) y  Carlos Luis (Luis XVII)

Serán los años más duros de su vida. Con catorce años, el 20 de enero de 1793 tiene la tristeza de despedirse de su padre, al que estaba muy unida; sería ejecutado al día siguiente, en la guillotina. Su hermano pequeño, Carlos Luis es apartado de ella y de su madre y su tía. Luego, le toca al turno a su madre la reina, de la que no tendrá noticias de su muerte hasta su liberación. Luego le tocará el turno a su tía paterna Madame Elizabeth que también subirá al cadalso, ya queda nadie más que la acompañe. De 1793 a 1795 estará sola en prisión sin saber la suerte de su familia, nadie habla con ella, le envían la comida y punto. Su hermano muere solo en prisión, al no poder soportar las duras condiciones carcelarias, sus carceleros tampoco le informan.  
María Teresa en 1795, libre y en la corte de su tío el emperador lleva ropas negras en señal de luto por la muerte de sus familiares durante la revolución. No regresaría a Francia hasta 1814

En 1795, ya finalizado el terror, es canjeada a los austríacos por dos comisarios de la revolución. En un principio vive en la corte de Viena con la familia de su madre. Pero no está cómoda;  a la corte de Viena, le remuerde la conciencia de no haber hecho nada por salvar a la reina María Antonieta y la presencia de su hija se lo recuerda constantemente.  

Aunque de madre austríaca, es francesa y decide unirse a su tío paterno (futuro Luis XVIII) en Lituania donde está alojado como huésped de Pablo II de Rusia.  En 1799 contrajo matrimonio con su primo Luis Antonio, hijo de su tío el conde de Artois y futuro Carlos X. Pese a ser caracteres muy diferentes, serán un matrimonio feliz; no tendrán hijos. Su tío Luis no tenía descendencia, y la corona de Francia pasaría a su suegro por lo que su marido y ella serían los futuros herederos a trono.

El Duque de Angulema, marido de Maria Teresa
En 1814 regresa a Francia junto con sus tíos y su marido. Han pasado diecinueve años y muchas cosas han cambiado en la patria que la vio nacer. Luis XVIII comprende que la restauración del absolutismo en Francia es inviable y gobierna conforme a una constitución, mediando entre  los liberales y los ultramonárquicos liderados por su hermano el futuro Carlos X. El nuevo rey tomará como una de las primeras medidas, que se investigue la suerte que han corrido los cuerpos de los padres de María Teresa, así como las circunstancias que rodearon sus muertes. Según se cuenta en la siguiente crónica extraída de Fraser " El 18 de enero de 1815 se empezaron a desenterrar los cuerpos de los dos soberanos. El cuerpo de María Antonieta fue extraído en primer lugar y luego el de Luis XVI. Los restos fueron hallados gracias a Pierre Louis Desclozeaux, un anciano abogado que después del cierre del cementerio de la Magdalena lo transformó en jardín y plantó sauces llorones en el lugar de la inhumación. María Teresa fue conducida a sus tumbas por Madame de Tourzel, (ya condesa de Bearne) donde cayó de rodillas y empezó a rogar."

En 1824 Muere su tío Luis XVIII y con la subida al trono de su suegro, su marido y ella se convierten en herederos al trono. serán los últimos que ostenten el título de Delfines de Francia. En 1830 vuelve a estallar la revolución en París ante la impopularidad de Carlos X. Maria Teresa tiene otra vez que exiliarse mientras sube al trono su primo Luis Felipe, duque de Orleans e hijo de aquel Felipe Igualdad que votó a favor de  la muerte de Luis XVI en la asamblea nacional antes de acabar, también él, en la guillotina bajo el terror.

Carlos X último rey Borbón de Francia y suegro de María Teresa

Ella y su marido vivirán primero en Edimburgo y luego en el imperio austríaco. Su suegro muere en 1836 y su marido en 1844, los últimos años de su vida los pasará cerca de Viena. Sus sobrinos Luisa y Enrique de Borbón se fueron a vivir con ella. En 1848 recibió la noticia del destronamiento de Luis Felipe y la proclamación de república en Francia, ya le da lo mismo, es muy devota y ha perdonado a quienes le causaron tanto dolor a lo largo de su vida. Murió a los setenta y dos años de edad el 19 de octubre de 1851.

Fue hija, sobrina y nuera de reyes, pudo haber sido, además, reina consorte de Francia. Víctima de la Revolución Francesa, en su juventud pasó situaciones límite que nadie debería vivir y salió de todas ellas con la entereza y dignidad que se esperaría de alguien de su estirpe. Ha pasado por la gran historia en total silencio, hoy es una gran desconocida por el gran público que sí habla de su madre María Antonieta y de su hermano Luis XVII. Sobrevivió a todo y falleció en paz perdonando. Hoy es víctima de un olvido, desde mi punto de vista, inmerecido.

8 comentarios:

  1. Interesante artículo, no conocía la historia de María Teresa, creo que nunca se nombran a los descendientes de los reyes asesinados en la guillotina. Respecto a la Ley Sálica, decir que en España a punto estuvo de aplicarse, pero al no haber sido ratificada en las Cortes, la ley estaba en "stand by" es por ello que los Carlistas iniciaron la contienda para evitar que la reina Isabel II accediera al trono.

    ResponderEliminar
  2. MARGARITA MARTÍNEZ MECHÓ30 de junio de 2013, 10:04

    Totalmente de acuerdo, inmerecido olvido.
    Muy interesante artículo.

    Un cordial saludo,

    Margarita Martínez Mechó

    ResponderEliminar
  3. La duquesa de Angouleme se casó con su primo. Luis Antonio de Borbón se parecia en el carácter a su padre,el decapitado Luis XVI. A María Teresa siempre la persiguió el fantasma de lo que les hicieron los revolucionarios. Se despertaba a medianoche gritando de miedo,como si la fueran a matar los mismos compadres que mataron a sus papás y a su tía. El estrés postraumático al que estuvo sometida fué espantoso. gracias.

    ResponderEliminar
  4. María Teresa dejó un testamento donde relataba un secreto que había guardado y del cuak
    dijo>>no quisiera llevarme a la tumba este secreto> El mismo era que su hermano Luis Carlos no había muerto en la prisión del Temple sino que fue rescatado y llevado a Calais donde fue adoptado por una familia de armadores de barcos de apellido Benoit. Esto está relatado en varios libros de distintos historiadores franceses. Creo que ese testamento está en el archivo del Museo Vaticano. Sería más que interesante verificar esta noticia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón de un niño, custodiado por uno de los médicos que hicieron la autopsia a Luis XVII en el temple ha sido sometido a las pruebas de ADN en 2004 confirmándose que el Luis Carlos jamás escapó sino que murió victima de las duras condiciones carcelarias a la edad de 10 años.

      Eliminar
  5. Muy interesante está información, la triste historia de esta familia conmueve!!Saber la verdad de su historia y sacarle la careta a la revolución francesa, reconforta!!

    ResponderEliminar