BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




domingo, 1 de diciembre de 2013

LA HORA DE LOS MALDITOS ( A las victimas del tribunal de Estrasburgo)


Los que han leído mis artículos tanto en este blog como en prensa, saben que defiendo la democracia como el único sitema en el que todos cabemos. Y creo que cualquier acusado de un delito es inocente mientras no se demuestre lo contrario y ha de procesarse probando su culpabidad. Asímismo, quien delinque ha de pagar de acuerdo con la gravedad de los hechos, porque se ha de tener tolerancia cero con quien viola los derechos y libertades de quienes los respetan.

Por eso mismo, es lamentable el espectáculo al que estamos asistiendo gracias a un tribunal alejado de nuestra realidad, que ha tirado por la borda la única forma de hacer justicia a tanta infamia, apelando a los derechos de los reos y despreciando el derecho a la justicia de sus víctimas.

Cuando se instauró la democracia en España muchos políticos creyeron erróneamente que las libertades estaban reñidas con el imperio de la ley y el orden. Se equivocaron y la sociedad española pagó muy caro el error. Ahora las humillaciones se suceden y las victimas asisten al bochornoso espectáculo de la liberación de sus verdugos. Y la sociedad se horroriza ante la excarcelación de presos muy peligrosos no rehabilitados y con alto riesgo de reincidencia.

Este año tan triste para muchas familias que recuerdan a quienes les arrebataron, será el año de la infamia porque ha sonado la hora de los malditos. Unos malditos que se ríen de una sociedad que está harta de tantos desafueros, que está harta de someterse a la dictadura de lo políticamente correcto por parte de personas que les rigen alejadas de sus realidades y problemas y que solo miran para ellas cuando hay elecciones. 

Es el momento de indignarse. Sobran los motivos y hay que gritar JUSTICIA fuerte y claro porque si la justicia no existe corremos el riesgo de una sociedad que exija venganza y entonces nada podrá detenerla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario