BIENVENIDOS

Quiero contar muchas cosas
y compartir cada cosa que siento,
aportar mis ideas.

Y que todos tengáis algo que decir
Será poesías,
cuentos, opinión.
Aquí todo tiene cabida.




viernes, 14 de octubre de 2011

EL COMANDANTE Y EL GENERAL (Sobre los caminos fáciles)


Un general presenció unas maniobras. El ejercicio consistía en que un destacamento tenía que avanzar y  tomar una loma. El simulacro fue un éxito y el comandante al mando del destacamento fue felicitado por todos  menos por el general. 

Cuando pasó todo, y las tropas estaban descansando, el general llevó a la loma al comandante. Y una vez en lo alto, le preguntó que si, en vez de ser el atacante, fuese el defensor, por qué lado le gustaría que el enemigo avanzase para atacarle. El comandante ni lo dudó: 

- Por el lado Este, mi general,  la zona no tiene ninguna protección de vegetación, ni de rocas y podríamos batir al enemigo hasta aniquilarle.

El general sonrió y le dijo:

- Pues justamente, por ese lado, es por donde has avanzado con tus hombres.

Dicho esto el general se marchó dejando al comandante con sus pensamientos.


REFLEXIÓN

En este mundo corto placista queremos el beneficio ya, sin entender que las cosas se tienen que conseguir a base de perseverancia, trabajo, y en muchas ocasiones de sacrificio. 

Por poner un ejemplo, en el caso del dinero, si podemos conseguirlo de forma fácil no tenemos en cuenta las consecuencias. Todos sabemos que pasa cuando alguien se enriquece de la noche a la mañana, la historia raramente acaba bien.

Y como eso en muchos otros planteamientos de la vida, caminos que superficialmente pueden parecer atractivos pueden ser una trampa sin retorno. El tan popular refrán no es oro todo lo que reluce, cobra aquí pleno sentido. 

Sin embargo, tenemos que saber distinguir el camino fácil de simplificar. No hay que complicar las cosas si se pueden simplificar; pero siempre desde el esfuerzo y el juego limpio. En el trabajo, se puede ascender  rápidamente desde la intriga y la adulación a los jefes, pero tarde o temprano la realidad acaba imponiéndose. 

Podría seguir y seguir pero estos dos ejemplos, considero que son más que suficientes.



No olvidemos nunca que cuantas veces elegimos el camino más fácil sin darnos cuenta de que puede ser el más peligroso.

 Tengámoslo presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario